De repente

foto del blog. Aparece una sensación de amor que se siente verdadera, libre, sin miedos, sin posesión. Nace desde dentro y ese amor se siente real. Poder vislumbrar ese tipo de amor sin expectativas, sin nada a cambio, en silencio, es un regalo divino. Lo que Dios quiera, cuando Dios quiera, como Dios quiera (Santa Maravilla de Jesús). Abrazo luminoso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Película: El príncipe que contemplaba su Alma o Bab Aziz El Sabio Sufi

La oración lima asperezas...

Canciones luminosas: Remamos de Kany García